Yo duermo en mi y me despierto en ti

El curso sobre Comunicación No Violenta con el aporte de la antroposofia ha comenzado. Las presentaciones de los participantes eran basadas en la pregunta: ¿quién eres tú, humano? No importaba la profesión o el estatus social. Era importante lo que cada uno esperaba de su vida y lo que estaba dispuesto a contribuir a la vida de los demás. La facilitadora presentó el programa del día y los cuatro pilares defendidos por ella e inspirados por la comunicación no violenta: (1) aprender a observar; (2) hacer espacio para sentir; (3) reconocer las necesidades; y (4) hablar unos a los otros para cuidarse unos a otros, sirviendo como un estímulo para la cultura de la paz. La idea sería definir y practicar cada uno de estos pilares en un proceso circular y evolutivo, integrándolos para que haya sentido. Estaba muy claro, principalmente porque en la facilitadora había una forma muy especial de comunicarse. Ella enseñaba no violencia en su tono de voz, el modo en que articulaba las palabras y el uso de la lengua con sus expresiones. Desde el principio, una de las expresiones me llamó la atención:

– ¡En la comunicación no violenta duermo en mí y me despierto en ti!

La expresión me pareció hermosa e incluso vi cierto romanticismo en ella, pero no pude comprender su significado. La facilitadora continuó explorando algunos temas existenciales de la propuesta de Comunicación No Violenta que subyace a la pregunta: ¿quién eres tú, humano? De ahí deriva otra pregunta: ¿quién es el outro, humano? Y en estas preguntas de ida y vuelta, la propuesta de comunicación no violenta tiene mucho sentido. Si en mi respuesta de quién soy humano hay evaluaciones y observaciones, sensaciones y sentimientos y deseos y necesidades, también habrá solicitudes de aquí y de allá. O sea, del Yo Humano y del Otro Humano. Por lo tanto, la comunicación no violenta es este movimiento circular y evolutivo que ocurre más productivamente en un ambiente donde la armonía está presente. Y este movimiento se revela en nuestra humanidad. Somos humanos porque tenemos la libertad de elección, que puede definirse como autonomía para algunos o libre albedrío para otros, pero en esencia sigue siendo la libertad que nos hace pensar, sentir y desear libremente, un punto igualmente respaldado por la antroposofia, una de las bases influyentes de la facilitadora. Sin embargo, en la comunicación no violenta, el primer desafío es pensar sin etiquetar, sin juzgar y sin evaluar. Pero por solo pensar: “¡Él es demasiado amable!” Ya hemos etiquetado, juzgado y evaluado desde una perspectiva individual, aunque positivamente en el ejemplo anterior. ¿Y con qué frecuencia son negativas las etiquetas, los juicios y las calificaciones? El segundo desafío es sentir sin simpatizar o disgustar, ofreciendo empatía en un movimiento de interés genuino en el otro. Y el tercer desafío es mostrar una voluntad sin reacción y sin conflicto en la búsqueda de un compromiso de acción responsable consentida que genere fraternidad al satisfacer las necesidades de quienes se comunican sin violencia.

Nuestra clase estaba absorta en los reflejos dirigidos por la facilitadora. Ella señaló que es muy difícil poder pensar, sentir y querer de esta manera porque no se nos han enseñado. En la base de nuestras convenciones sociales están la disputa y la búsqueda de recursos aparentemente limitados. En este entorno, se valora la agresividad. Sin embargo, es en la armonía a través de un proceso de comunicación no violenta que las posibilidades se expanden y los recursos se multiplican, que de hecho son infinitos. Entonces ella dijo:

“¡Es crítico que uno duerma en uno mismo para despertarse en el otro!”

Una vez más, utilizó la frase pronunciada al principio y fue en ese momento que la expresión se me reveló. Sí, eso tenía mucho sentido. Necesito silenciar todo mi ser para escuchar con quien me comunico. De esa manera puedo pensar sin etiquetar, juzgar o evaluar. Puedo sentir con genuino interés por el otro. Y, ojalá, yo pueda querer al querer del otro.

Es la belleza de la comunicación no violenta con la profundidad de la antroposofía.

Inspirado por Gleice Marote

Keea Yuna

Moacir Rauber

Blog: www.facetas.com.br

E-mail: mjrauber@gmail.com

Home: www.olhemaisumavez.com.br

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *